Acerca de

Diez años atrás, en plena crisis del 2001, buena parte de las ciencias sociales académicas a nivel internacional afirmaban la crisis terminal de las organizaciones sindicales. En Argentina, país con fuerte tradición sindical, esto se manifestaba en la tesis que sostenía que asistíamos a un pasaje (sin retorno) de la política de los trabajadores hacia la “política de los pobres”. Su expresión era, a nivel organizacional, la proliferación de movimientos sociales, particularmente de movimientos de desocupados y piqueteros, y al nivel de terreno de ejercicio de la política, el corrimiento “de la fábrica al barrio”, para graficar el territorio barrial como nuevo locus de la acción de los sectores populares. Argentina se transformaba en un laboratorio de experiencias que, muchos creían, corroboraban las hipótesis post-industriales, post marxistas y de fuerte impronta autonomista, mostrando la emergencia de “nuevas subjetividades” y “nuevas politicidades”. En cierto sentido, Argentina era puesta en 2002 como ejemplo de un doble movimiento: el fracaso del neoliberalismo expresado en el estallido de la protesta social, al tiempo que la confirmación definitiva de la pérdida de centralidad de la clase obrera (y sus organizaciones sindicales y políticas) como protagonista de dichos estallidos y sujeto de cambio social.

Hoy el panorama no puede ser más distinto. Aquello que parecía caduco ha vuelto al centro de la escena política nacional: en los últimos nueve años las organizaciones sindicales han liderado la conflictividad social y han cobrado nuevo protagonismo político. Como señalan diversos autores, esto puede observarse en lo que se denominan los indicadores “clásicos” de recuperación sindical, es decir, el nivel de afiliación, el nivel de conflictividad laboral y la cantidad de convenios o acuerdos colectivos de trabajo firmados durante este período. En estos tres indicadores los números son sensiblemente positivos. Si a eso se agrega, lo que podríamos denominar, “peso político” que han cobrado las organizaciones gremiales en los últimos años, a través de su participación en instancias de pacto social (como los Consejos del Salario) y su presencia en las disputas internas del peronismo expresadas en la puja por candidatos propios del sector sindical en las listas electorales, la reaparición del actor sindical en la vida política del país es innegable.

Pero esto es sólo parte de este nuevo protagonismo de las organizaciones sindicales. Junto a este proceso se dio el resurgimiento de un sindicalismo de base con asiento en los lugares de trabajo y su relación de tensión con las cúpulas sindicales. Fenómeno heterogéneo que avanza ininterrumpidamente desde 2004 en adelante transformándose en un factor de determinación del nuevo protagonismo sindical en el país. Este sindicalismo de base se vuelve un elemento de necesario análisis por dos motivos centrales. El primero, porque es una contratendencia “por abajo” a la política de despolitización de los lugares de trabajo que ha sido uno de los pilares de la implementación delas contrarreformas neoliberales de los ’90. El segundo, porque la historia de la organización de la clase trabajadora en Argentina durante la segunda mitad del siglo XX, ha tenido como marca característica justamente la presencia de una fuerte organización de base en el lugar de trabajo cuya tensión con las cúpulas sindicales ha signado momentos claves de la lucha de clases en el país.

En este Seminario de Investigación, nos proponemos abordar este retorno de la conflictividad laboral y del protagonismo de los sindicatos en Argentina concentrándonos en cuatro ejes.

En el primero, ¿Qué queda del fin del trabajo? Los noventa que no terminan de morir…, analizaremos las consecuencias de las tesis del fin del trabajo en los abordajes teórico-conceptuales que estudian el denominado mundo del trabajo en la actualidad. Si bien, la propia realidad histórica refutó empíricamente las tesis del fin del trabajo que fueron hegemónicas en la década del ‘90, lo cierto es que éstas siguen presentes con fuerza en las ciencias sociales académicas, configurando lo que hemos denominado “la continuidad de una moral de resistencia” al interior del propio campo de la izquierda académica e incluso del marxismo. Para abordar este fenómeno analizaremos críticamente dos tipos de elaboraciones. La primera, una serie de conceptualizaciones sobre la noción de “trabajadores” que, reivindicando una tradición marxista, incorporan a sus teorías tesis centrales del autonomismo y/o las teorías de los nuevos movimientos sociales. La segunda, estudiaremos la continuidad de la configuración del denominado “mundo del trabajo” y la “protesta social” como campos disciplinarios autonomizados en las ciencias sociales, lo que lleva a una dicotomización entre la fábrica y el barrio como espacios de prácticas políticas de los trabajadores, y la desatención del lugar de trabajo como locus de organización y lucha social. Ambos tipos de elaboraciones expresan, más o menos explícitamente, determinadas miradas sobre la relación entre los trabajadores y el poder y, por ende, determinadas perspectivas estratégicas. Esta unidad propone abrir el debate en esta clave, de modo de volver a colocar en el centro una pregunta que consideramos invisibilizada en los abordajes de las ciencias sociales: la pregunta por las estrategias de poder de los trabajadores. Esto nos permitirá también, abordar la siguiente unidad sobre la organización sindical, bajo esta óptica.

El segundo eje, ¿Sindicatos para qué? Las respuestas en las actuales conceptualizaciones sobre los sindicatos, se concentrará en la pregunta acerca de los abordajes sobre la revitalización sindical en la actualidad. La década de 2000 puso en crisis, también, la tesis de la decadencia terminal de las organizaciones sindicales. Una de las conceptualizaciones que se opuso a esta tesis ha sido el denominado “sindicalismo de movimiento social”. Presentado como una teoría, pero también como un programa alternativo para las organizaciones sindicales desde una óptica de izquierda e incluso marxista, coloca en el debate dos problemas que consideramos centrales para analizar el actual protagonismo sindical: a) la relación de las organizaciones sindicales con el Estado; y b) la relación de las organizaciones sindicales con otros sectores tanto de la clase trabajadora (no sindicalizados, precarios, inmigrantes no registrados, etc.), como otros sectores subalternos. Abordaremos los análisis del “sindicalismo de movimiento social” centrándonos, justamente, en las respuestas teórico-estratégicas que dan a estos dos problemas: ¿En qué se basa la noción de autonomía respecto del estado? ¿Cuál es la base material sobre la que se asienta la propuesta de “articulación” con otros sectores?

El tercer eje, Vuelta de los sindicatos en Argentina, ¿El retorno de un Gigante?, analizaremos el nuevo protagonismo social y político de los sindicatos en el país a partir de dos preguntas. La primera, sobre qué políticas estatales se produce este retorno. Hay diversas interpretaciones que adjudican el nuevo protagonismo sindical al papel y poder que le ha dado el Estado y el gobierno kirchnerista a los sindicatos, particularmente a aquellos nucleados en la CGT de Hugo Moyano. Estas interpretaciones (mayoritarias en las ciencias sociales) se basan en una serie de datos ciertos como el aumento sustantivo de firma de acuerdos y convenios colectivos de trabajo, la reactivación de las instancias de “pacto social” como el Consejo del Salario dejadas de lado en la década del noventa, o las políticas de aumento de salario mínimo impulsadas por el Estado. En base a esto, algunos afirman (e incluso esperan) el retorno del “modelo sindical” del peronismo clásico como sinónimo de fortalecimiento de los trabajadores en la Argentina actual. Por otro lado, desde sectores ligados a los movimientos sociales o la izquierda social, se presentan otros estudios que analizan críticamente este retorno preguntándose si se observan o no síntomas de cambio de “modelo” en base al programa de revitalización sindical ligado al sindicalismo de movimiento social. En esta unidad, analizaremos las bases estatales y sociales del nuevo protagonismo sindical en función de una serie de informes y datos estadísticos: a) la situación salarial de los trabajadores en Argentina; b) el nivel de precarización del trabajo y fragmentación de la clase trabajadora considerando las tres principales variables de fragmentación: flexibilización del contrato de trabajo, precarización de las condiciones de trabajo, sindicalización y organización en el lugar de trabajo. Con estos informes y datos intentaremos responder a la pregunta sobre qué clase trabajadora se erige el nuevo protagonismo sindical, de modo de poder comprender mejor la relación de los sindicatos con el Estado y el PJ, y la relación de los trabajadores con sus organizaciones sindicales.

El cuarto y último eje, el sindicalismo de base o el sujeto peligroso, abordaremos el proceso de sindicalismo de base, “consecuencia no deseada” del nuevo protagonismo de las organizaciones sindicales. Para comprender su importancia, lo estudiaremos en dos dimensiones. La primera, histórica, para dimensionar su carácter de tradición propia del sindicalismo en Argentina. Esta dimensión histórica es de vital importancia en la medida en que el sindicalismo en el lugar de trabajo ha sido, desde antes del peronismo, un sello propio de la organización obrera en el país, y ha jugado, en diversos momentos de la historia del país, un papel de vital importancia en la configuración de los escenarios políticos, particularmente en la década del ’70. La segunda, sus características específicas en la actualidad. Para ello abordaremos distintos casos de desarrollo de sindicalismo en la actualidad e invitaremos a debatir a protagonistas de estas experiencias.

En el transcurso del seminario, al tiempo que se llevan adelante estas discusiones, se elaborará colectivamente una serie de preguntas-problemas que serán la base de la investigación a realizar durante el cuatrimestre. Una vez fijadas las preguntas-problemas en base a la discusión en el aula y el trabajo en equipo fuera del aula, se elaborará colectivamente la herramienta de investigación (entrevista semi estructurada) a partir de la cual se podrá realizar el trabajo de campo durante el transcurso de la cursada. Este cuatrimestre se ha seleccionado como territorio de trabajo de campo: las fábricas alimenticias de las localidades de Vicente López y San Martín en el norte y norte-oeste del conurbano bonaerense.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s